Notebookcheck

Breve análisis del Razer Core V2 + Blade Stealth (i7-8550U)

Daniel Puschina (traducido por Francisco García), 12/23/2017

Una navaja suiza tecnológica para la sala de estar. El Razer Core V2 hace que todo sea posible, transformando un ultrabook delgado y poco atractivo en un portátil gaming serio en segundos. Con su ancho de banda dedicado, el controlador adicional TI82 le da a la tarjeta gráfica aún más potencia en comparación con las gráficas Razer anteriores. Pero, ¿vale la pena invertir su dinero ganado con tanto esfuerzo en este dispositivo? ¿Y qué tan bien funcionan los juegos con este anclable? Usamos varias pruebas y dos tarjetas gráficas para responder esas preguntas.

El veredicto es claro: Con el Razer Core V2, es posible transformar un ultrabook  en una máquina gaming. Considerando también lo sencillo que fué montarlo, Razer se merece un elogio por este dispositivo. Una ventaja del Razer Core es su compatibilidad con cualquier ordenador que tenga un puerto Thunderbolt 3. Su calidad es buena, y la carcasa está muy bien hecha. La única imperfección pequeña es la desventaja sufrida por las tarjetas gráficas de una sola ranura. Estas GPUs no se pueden encajar bien y queda de parte del usuario averiguar como engancharlas con seguridad al dispositivo. El Core V2 merece una crítica seria por el volumen de sus ventiladores exteriores. Bajo un nivel medio de carga, queríamos encerrar el Razer Core en otra sala. Con las opciones de resolución y detalle más altas, los ventiladores giraban a velocidad máxima y producían una cantidad seria de ruido. El volumen del ventilador hace casi imposible jugar sin cascos, y cualquier otra persona el la habitación seguramente acabe yéndose. Después de probarlo en profundidad, este es probablemente la única critica significativa que podemos ofrecer.

Razer hizo casi todo bien con este dispositivo, demostrando cuan fácil es transformar un portátil de oficina en uno gaming en segundos. 

Como su predecesor, el Core V2 es un buen dispositivo para su precio. En la página de Razer, el Core V2 cuesta 519€. Junto con una gráfica de gama media, el precio sube hasta los 700-800€. Con una gráfica de alta gama el precio llega a  los 1000€. Esa cantidad de dinero podría invertirse en un portátil gaming de verdad, para el mismo uso. Por otro lado, un portátil con una tarjeta gráfica de alta gama no es que sea realmente tan portátil, ya que pesan bastante y tienen poco aguante de batería. Los consumidores que prefieran más movilidad por lo tanto, recurrirán a las soluciones gráficas externas a la Razer Core V2. Es cierto que Razer tiene poco control sobre el alto precio de la inversión, está en la naturaleza del asunto. Las soluciones gráficas externas siempre se han asociado a altos precios, ya que la tarjeta gráfica en sí no es el único gasto a tener en cuenta. El usuario también necesita una fuente de alimentación para la tarjeta, una carcasa y el hardware adecuado para el acoplamiento. Comprar todo de un fabricante - especialmente cuando está bien hecho con un diseño elegante como el de Razer- debe tener un precio.

 

Ésta es una versión acortada del análisis original. Puedes leer el análisis completo en inglés aquí.

Please share our article, every link counts!
> Análisis y pruebas de ordenadores portátiles y móviles teléfonos > Análisis > Breve análisis del Razer Core V2 + Blade Stealth (i7-8550U)
Daniel Puschina, 2017-12-23 (Update: 2017-12-23)